jueves, 3 de septiembre de 2015

La 'magia' de la universidad (parte II)

Bueno, al principio fue un alivio que me aceptaran en Toledo porque yo no eché matrícula ese año (sept. 2012) para Valladolid, tenía claro que no quería seguir allí y la verdad que aquel verano fue complicado por los nervios de quedarme sin nada pero…yo cuando tengo claro algo, voy con eso a muerte. Cuando la gente me decía cosas como ‘pues echa para industriales o algo así por si no te cogen’. Vamos a ver, no seáis tan tristes de verdad, lo de coger una carrera porque es la única en la que te da tu nota y cosas así me parece de gente conformista y…sin sangre, lo siento porque todos tenemos amigos que han hecho cosas similares. La vida no es fácil pero…joder, la queréis más simple que un lápiz. Volviendo al tema, eso, fue un verano duro porque no sabía qué haría con mi vida si no me cogían en Arquitectura en Toledo y la gente no entendía que esa era mi única opción, que no era estudiar por estudiar sino una cosa que a muchos les sorprendería que se llama vocación. Al final el culebrón terminó bien en ese momento, en Septiembre me concedieron el traslado a Toledo.

Si, suponía que al ser una escuela tan nueva (cuando llegué solo había 3 cursos, se fundó en 2010/11 creo recordar) sería más fácil, no voy a engañar a nadie, pero en ningún momento esa fue mi prioridad para solicitar un traslado. Toledo era el sitio ideal para empezar de cero, con nuevas ilusiones, renovar un poco las ganas y la vocación que tenía un poco perdidas…en fin, una nueva oportunidad para encarrilarlo todo, y además a 3 cuartos de hora de mi familia, cosa que en temas de salud sabía que podría ayudar mucho. Al principio el curso empezó bien, con el tema de convalidaciones se portaron decentemente…así que nada, todo iba bien al principio. Luego empezaron problemas de convivencia de los que ni merece la pena que hable por aquí porque ya sabéis que gente que no vale para nada hay en todas partes. Pero bueno, eso no dejé que me afectara demasiado…

Ese año ya el hecho de ser ‘la nueva’ la chica del traslado parecía que no les gustaba mucho…es como si no te hubieras introducido desde el primer año en la secta y no eras tan manejable. Ese primer curso en Toledo 2012/13 ya hubo cosas que no me cuadraron nada. Ellos presumen de ser una súper universidad de prestigio (disculpen, el prestigio se gana con años de experiencia demostrando que se hacen las cosas bien y que la escuela es capaz de sacar alumnos mínimamente preparados, cosa que personalmente, pongo clarísimamente en duda). Allí lo que más se lleva es el postureo, las  conferencias cada dos por tres, el paripé de hacer cosillas que luego sacarán en alguna cadena de Castilla La Mancha que nadie ve o por si se pasa Cospedal a echar un vistazo, vete tú a saber. Estando en dos escuelas distintas puedes comparar. Y puedo aseguraros que en cuanto a nivel, Toledo está no a siglos, sino a años luz de Valladolid (aunque las estructuras en Toledo tengo que decir a su favor que no son tan arcaicas y ya utilizan métodos de cálculo y demás más allá del siglo II a.C.). Yo tenía alguna asignatura de 2º pendiente, y desde luego me quedaba alucinando cuando la gente a mediados de curso no sabía lo que era un forjado o una cercha, pero bueno. Y cómo no hablar de los ‘talleres’. Los talleres son conjuntos de 3 asignaturas, que suelen ser Proyectos + Urbanismo + Estructuras/Instalaciones/Composición/asignaturaX. Esto se supone que es para trabajar un mismo área integrando distintos campos relacionados con la arquitectura. Pero claro, si suspendes una de las 3 asignaturas, lo suspendes todo. Bueno, son tan considerados que alguna incluso te la guardan hasta el año siguiente. El pago no claro, tú en la matrícula aunque tengas el 66% de ese taller aprobado, te comes el combo completo con patatas (que en total son 18 créditos de nada, quién no puede pagar eso en una 2º o 3ª matrícula? Sólo los pobres asquerosos, puag…). Pero lo mejor de todo es que de integración ese taller no tiene nada, porque como los profes de urbanismo y los de proyectos no se ajuntan pues los platos rotos los pagan los alumnos con 3 asignaturas totalmente independientes, lo que hace que la carga lectiva se multiplique con creces…

(Hay parte III pero ya me parecía demasiado. Así me despacho a gusto por fascículos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario