lunes, 9 de marzo de 2015

Lose

Estaba escrito, no se dónde, pero lo estaba. Nacimos para brillar. Aunque esto quizá es un concepto demasiado ambiguo. Sólo se que al menos yo, me apagué. Por una vez, las críticas en voz alta sólo eran el eco al atravesar pasillos hasta llegar a decisiones ya tomadas. No importaban. Las de verdad siguen dentro. Porque incluso cuando sientes que estás haciendo lo que debes, las dudas siempre matan. Por todos los pasos en falso. Por no aceptar una retirada a tiempo. Por el tiempo perdido. Por todas las locuras que se me pasan por la cabeza una y otra vez. Porque ya no quiero impresionar a nadie, no quiero ser importante. Sólo aprender ese arte en el que dejas de inventarte problemas y empiezas a sentirte bien con lo que haces y con lo que eres.

1 comentario: