viernes, 5 de abril de 2013

No pain, no gain

Hay batallas que sólo las puedes ganar dentro de tu cabeza. Y con mucha sangre fría.
No puedes asustarte ni llorar al ver sangrar tus heridas. Sólo puedes vendarlas rápidamente y seguir corriendo. Tampoco puedes pararte a lamentar que las cosas no sean de otra forma, ni a quejarte sobre los desastres de tu vida. Y es probable que muchas veces se te olviden los motivos por los que sigues aguantando. O si realmente lo haces por tí. Ni siquiera sabemos a qué distancia estamos de la zona segura.
A lo mejor por eso tenemos que seguir, porque al final de esta maldita carrera puede que el sol brille un poco más, o los golpes duelan un poco menos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario